domingo, 25 de noviembre de 2012

25-N Día Mundial Contra la Violencia Obstétrica

Si miro hacia atrás, soy plenamente consciente de que mi visión del parto y el nacimiento ha realizado un giro de 180 grados desde que me quedé embarazada de mi hija. Pese a que en mi juventud ya vislumbré algunas veces la verdad que subyacía bajo el trato obstétrico, en pequeños detalles incluso en la visita rutinaria de revisión ginecológica. Por poner un solo ejemplo, la propia postura incómoda, antinatural y hasta humillante que tiene que soportar una mujer para realizarse un control de cáncer de útero, ya me parecía entonces fuera de lugar.  La información que fui absorbiendo de diversas fuentes durante mi embarazo hizo que viera por fin claramente aquello que antes sólo intuía, de forma que gracias a ella me acerqué a prácticas y profesionales por fin respetuosos. Y ahí descubrí que era posible, entre otras muchas cosas, que un ginecólogo/obstetra te hiciese una revisión en una camilla ginecológica sin pierneras (señaladas con una flecha roja en la siguiente imagen).

Se mire por donde se mire, las prácticas obstétricas están llenas de violencia:

Desde el lado del obstetra (Imagen de El parto es nuestro) 

Desde el lado de la mujer (Ilustración de laratagris)


Una vez que una mujer se quita la venda, comprende que la  violencia obstétrica está en muchas acciones que se entienden como normales o rutinarias sobre todo en el momento del parto/nacimiento:

- La separación  del bebé recién nacido de su madre tras nacer, para realizar las revisiones oportunas, revisiones que podrían hacerse sin separarlo de su madre. Esta separación deja a la mujer y al bebé sin lo que más necesitan en ese momento, que es establecer el vínculo  afectivo e iniciar la lactancia materna. Supone un sufrimiento añadido y gratuito para dos seres que hasta hace pocos segundos eran una unidad física, unidad que no se rompe al cortar el cordón umbilical, al contrario, la madre suele sentir como propio todo lo que se le haga al bebé y el sufrimiento de la madre está claro que también lo percibe su hijo. [+info…

- La realización de prácticas en el bebé por rutina que ni son necesarias y muchas veces van en contra de los deseos expresos de los padres. Incluyen la vacunación, la comprobación de orificios, la vitamina K, la exposición a yodo en la conjuntiva, el suministro de glucosa o leche de fórmula en biberón pese a que la madre tenga leche suficiente, exponerles a focos de luz directa, dejarlos llorando desnudos encima de una mesa y la comprobación de reflejos.

- La episiotomía rutinaria. Es una mutilación genital femenina y no es necesaria. [+info…]

- La programación del parto mediante partos inducidos a través de oxitocina sintética sin que exista razón que lo justifique, aparte de la común de que al ginecólogo le pueda convenir por temas de horario o días que libra.

Impedir la libertad de movimientos y obligar a parir en posición de tumbada. Esta es una de las torturas más dolorosas, las contracciones de parto  son cuatro veces más intensas tumbadas boca arriba. Tumbarse de lado supone cierto alivio, pero ni de lado le dejan parir a la mujer en muchos casos. Muchas mujeres paren atadas, y muchas pasan las horas de dilatación con un cable que sale de sus vaginas y que está pinchado a la cabeza de su bebé, cable que impide moverse con la libertad que necesita su cuerpo.

El trato verbal y psicológico que recibe la madre por parte de los sanitarios durante el parto no se da en ningún otro sector.  Existe maltrato psicológico aunque no se medie palabra, infantilizando a la mujer: no explicándole nada o casi nada de lo que van a hacer con ella o su bebé, no dejando que esté a su lado ninguna persona que le dé apoyo emocional, no respetando su necesidad de intimidad, no haciendo caso a sus peticiones, realizando prácticas que ella no desea expresamente. Pero también existe un maltrato explicito verbal: frases que hacen sentir insegura o culpable a la mujer, que le impiden desahogar su dolor, miedo o ansiedad.

La realización de cesáreas programadas, aún cuando sea necesaria la cesárea, perjudica el proceso de nacimiento y parto porque impide la liberación de las hormonas que se producen cuando el parto es espontáneo.  Por tanto, también las cesáreas que se realizan sin ser necesarias son uno de los momentos de mayor violencia obstétrica, pues ponen en riesgo la vida y salud de la mujer con  una cirugía mayor cuando se podía haber evitado. [+info…

La maniobra de Kristeller también se considera una práctica no necesaria y peligrosa. [+info…]

Impedir que estén juntos madre e hijo piel con piel cuando el bebé tiene que permanecer en las unidades neonatales también perjudica seriamente tanto la lactancia como el establecimiento del vínculo madre/hijo. [+info…]

- Y por último, el colmo de la violencia obstétrica es que el presidente de la SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia) justifique la publicación de viñetas  en la revista electrónica de la sociedad que preside que atentan claramente contra la dignidad de la mujer. 


Precisamente aquellas viñetas insuflaron fuerzas para crear un movimiento que surgió contra la violencia obstétrica y ginecológica con el nombre de La Revolución de las Rosas. Y es este movimiento el que ha lanzado un evento para este 25N en esa dirección:



En un parto sin problemas ni complicaciones no hace falta ninguna de esas prácticas rutinarias o protocolos a bebés o madres. Es más, la evidencia científica muestra que precisamente esos protocolos complican el parto por un exceso de medicalización que desvirtúa el proceso del nacimiento y parto. Proceso que requiere, para liberar la madre y el bebé las hormonas necesarias, de intimidad y seguridad, y no intimidación y sensación de amenaza. Los mamíferos, ante la intimidación y amenaza sienten miedo, sentimiento que libera las hormonas contrarias a las que se necesitan para parir sin problemas. De ahí que los obstetras, en su ceguera, acaben dándose la razón y felicitándose por intervenir en los partos que acaban complicándose por esas prácticas que ellos mismos introducen y su actitud. Actitud en la que pueden incluirse muchas veces también las matronas y enfermeras.

La asociación Las Casildas ha realizado un vídeo contra la violencia obstétrica para el 25N:




----------------------------------------------------------------------------------------


Para ampliar información sobre el tema:


- Hashtags Twitter: 
#StopViolenciaObstetrica
Ideas:
#25N toda mujer tiene derecho a estar acompañada en su parto #StopViolenciaObstetrica
#25N el parto es un evento sexual no médico en un 85% #StopViolenciaObstetrica
#25N no a las cesáreas innecesarias #StopViolenciaObstetrica
 #25N en el trabajo de parto y parto la mujer tiene derecho a libertad de movimiento y elegir cómo parir sus hijos #StopViolenciaObstetrica
#25N parir acostada es antinatura posición menos recomendada por la OMS #StopViolenciaObstetrica
#25N respeta los tiempos del parto y el nacimiento #StopViolenciaObstétrica
#25N no mas intervenciones y procedimientos por rutina #StopViolenciaObstetrica
#25N humanizacion en las unidades intensivas neonatales #StopViolenciaObstetrica
#25N la violencia en partos y nacimientos afecta a todos los miembros de la familia #StopViolenciaObstetrica
#25N las mujeres podemos parir si el entorno es más respetuoso del proceso neuropsicobiológico #StopViolenciaObstetrica
#25N Alto a los cursos psicoprofilácticos que condicionan a la mujer a portarse bien y no a disfrutar su parto #StopViolenciaObstetrica
#25N el discurso que rodea a la mujer en el parto debe ser respetuoso #StopViolenciaObstetrica
#25N mamá y  bebé siempre juntos #StopViolenciaObstetrica
#25N medios de comunicación actualizen sus conceptos sobre parto #StopViolenciaObstetrica
#25N Consentimientos Informados sin manipulación ni marketing del miedo #StopViolenciaObstetrica
#25N las mujeres tienen derecho a presentar y exigir su plan de parto #StopViolenciaObstetrica
#25N la Sociedad Ginecobstetrica debería ser nuestra mayor defensa y no nuestros verdugos #StopViolenciaObstetrica
#25N por una ley parto digno respetado libre seguro #StopViolenciaObstetrica
#25N el parto respetado y humanizado no es un lujo es un derecho #StopViolenciaObstetrica
#25N por el derecho a la atención de salud intercultural #StopViolenciaObstetrica
#25N son las mujeres las dueñas de su parto y no las instituciones #StopViolenciaObstetrica
#25N por estadisticas visibles de partos vaginales cesareas PV despues de cesareas en las instituciones #StopViolenciaObstetrica
#25N Ni un más callate y puja #StopViolenciaObstetrica
#25N no grites #StopViolenciaObstetrica
#25N por el ejercicio de la autodeterminacion #StopViolenciaObstetrica
#25N no cortes el cordon umbilical sino hasta que deje de latir #StopViolenciaObstetrica
#25N la violencia en el parto es violencia social y de género #StopViolenciaObstetrica
#25N es mi parto no tuyo #StopViolenciaObstetrica
#25N atención a la maternidad digna #StopViolenciaObstetrica
#25N no más ginesaurios #StopViolenciaObstetrica
#25N deten la cascada de intervenciones inncesarias #StopViolenciaObstetrica
#25N las escuelas de formación en salud actualicen sus pensum a favor del parto respetado y humanizado #StopViolenciaObstetrica
#25N informame con respeto que pasa durante el parto es mi parto #StopViolenciaObstetrica
#25N mírame #Diferencia_T #StopViolenciaObstetrica
#25N Aun las cesáreas se pueden humanizar #StopViolenciaObstetrica
#25N la episiotomia es un procedimiento innecesario dejame mover y cambiar de posición  #StopViolenciaObstetrica
#25N la humanización va mas alla de la amabilidad es cuestion de derechos #StopViolenciaObstetrica
#25N Exigimos que la estrategia IIAMI sea más que una certificación de papel #StopViolenciaObstetrica
#25N porque la familia nace en la sala de partos #StopViolenciaObstetrica
#25N en la cesárea mis piernas estan dormidas mi tetas NO dejame amamantar #StopViolenciaObstetrica


No hay comentarios:

Publicar un comentario