martes, 7 de febrero de 2012

Qué dice un padre tras leer al Dr. Dexeus

Mi situación profesional y familiar actual no me permite mantener este blog como me gustaría. Pero no puedo dejar de publicar estas palabras escritas por un padre tras leer las declaraciones del Dr. Dexeus sobre el parto:

He aquí dos perlas de la sabiduría contemporánea que, si bien fueron pronunciadas por el Dr. Dexeus en sendas entrevistas en el Diario ARA (http://www.ara.cat/societat/PART_NATURAL-mort-australia_0_639536214.html y http://www.ara.cat/societat/santiago_dexeus-carles_capdevila_0_623937678.html)
y, según él, sacadas de contexto, no son más que otra muestra del sentir y pensar de una gran parte de la comunidad sanitaria de nuestro país:



 "Esto bíblico de 'parirás con dolor' lo deberíamos dejar de pensar, y pienso que hacer el hippie en el momento del parto no es lo más correcto."

"Aparte de que las mujeres ya no tienen la condición física necesaria para este tipo de partos, se ha investigado mucho para evitar las complicaciones tanto para las madres como los hijos. Los partos en casa son una moda que implica correr muchos riesgos para la salud."

Tras el malestar e indignación que ha suscitado en ciertos colectivos femeninos, e incluso masculinos, este ginecólogo ha presentado una carta disculpándose y tratando de quitarle hierro al asunto aquí, lo cual me parece muy bien, aunque no oculta la realidad de su forma de pensar y de la de muchos de sus colegas, así como de parte importante de una sociedad sometida y fascinada por tan ilustres y sabias señorías.

En nuestra sociedad existe una lucha continua de poderes, políticos, financieros, religiosos, sanitarios, publicitarios, etc. Todos quieren comerse la mejor y mayor parte del pastel, esto es, mantener subyugado al mayor número de personas. Para ello utilizan multitud de estrategias. Muchas de ellas intentan embaucar a la gente, intentan dirigir sus pensamientos en la dirección deseada. Si no dan resultado, otras estrategias atacan directamente a las emociones. Provocan sentimientos de miedo, pánico, culpabilidad o cualquier otro que impulse a la gente a buscar refugio y protección, ¿y quién mejor para protegernos que aquel que ha creado el escenario que nos asusta  y que se nos presenta como la máxima eminencia en ese terreno? Como decía, estos poderes andan siempre peleados entre sí. Saben que los adeptos o sometidos a un poder lo pueden dejar de estar para pasar a estar sometidos a otro. No obstante, siempre hay parte de la sociedad que se resiste a estar sometida, que trata de vivir la vida siguiendo los dictados de su conciencia, que trata de aprender de la observación y la reflexión, que tiene como modelo perfecto a la madre naturaleza. A este tipo de individuos, unos y otros poderes los denominan de muchas maneras: pobres diablos, inconscientes, irresponsables, rebeldes, etc.

Podemos ver, por ejemplo, en el texto de la primera entrevista del Dr. Dexeus -representante del poder sanitario- cómo arremete, primero contra el poder religioso diciendo, "Esto bíblico de 'parirás con dolor' lo deberíamos dejar de pensar", y después, directamente contra la libre elección de los individuos: "hacer el hippie en el momento del parto no es lo más correcto". El poder sanitario está lanzando un ataque, una estrategia, para dirigir el pensamiento de las personas, previniéndoles de no dejarse llevar ingenuamente por dogmas religiosos, y tachando de inconscientes e irresponsables a aquellos que opten por un parto no controlado por el poder sanitario. En el texto de la segunda entrevista, utiliza estrategias dirigidas a las emociones. Al decir "las mujeres ya no tienen la condición física necesaria para este tipo de partos", intenta provocar un sentimiento de inseguridad y aceptación de unas condiciones propias no idóneas; asumiendo esto, el resto del camino para llegar a la sumisión es de lo más sencillo. A continuación, con  un "se ha investigado mucho para evitar las complicaciones tanto para las madres como los hijos", se está presentando como el poder que puede protegernos y facilitarnos la vida. Con esta frase y la anterior está tratando de crearnos una dependencia aceptada. Finalmente, con "Los partos en casa son una moda que implica correr muchos riesgos para la salud", utiliza la última y más efectiva estrategia, el miedo.

Tal es el grado de convencimiento que entre tanto poder suelto han llegado a crear en la sociedad que, ya sea por convencimiento, comodidad, disciplina, responsabilidad o miedo, la gente normalmente no quiere salirse de un camino previamente trazado por otros y por el que andan feliz e ingenuamente libres, fortaleciendo el poder de quien vela por ellos en su caminar.

¿Qué es necesario para respirar? un ser vivo con pulmones y una atmósfera con oxígeno.
¿Qué es necesario para comer? un ser vivo con sistema digestivo y alimentos a su alrededor.
¿Qué es necesario para parir? un ser vivo con un sistema reproductor femenino y un bebé ya desarrollado en su interior.

En el caso del ser humano, tanto para éstas como para otras funciones vitales, una evolución de millones de años ha permitido su mejora y adaptación a las cambiantes circunstancias de nuestro entorno y forma de vida. Nadie pues, puede mejor que el propio cuerpo realizar cada una de esas funciones con la máxima perfección y con el menor riesgo para la vida. Ninguna persona sana necesita acudir al hospital para respirar conectado a una botella de oxígeno. Ninguna persona sana necesita acudir al hospital a que le alimenten mediante una sonda. Y una mujer sana ¿necesita acudir al hospital para dar a luz? absolutamente, NO. Simplemente debe dejar actuar a la naturaleza, dejar que su cuerpo dé a luz sin oponer resistencia, igual que permite a sus pulmones llenarse o vaciarse de aire sin intentar controlar el proceso, precisamente todo lo contrario de lo que se intenta en la mayoría de nuestros hospitales, que es controlar todo el proceso. Para ello necesitan que la mujer se someta completamente a las órdenes de los especialistas, cuando la única especialista es ella. Necesitan que su cuerpo se coloque de tal manera que resulte cómodo para ellos trabajar, aunque para madre y bebé sea lo más antinatural y complicado. Necesitan que no les moleste con sus voces o nervios. Necesitan que el proceso se desarrolle en el momento que ellos hayan dispuesto, no en el que la naturaleza haya preparado; así ellos pueden ajustar sus calendarios, sus citas y sus fines de semana. Pero eso sí, el hombre blanco tiene una medicina que hará que la mamá no sienta, ni sufra, ni corra peligro mientras tiene lugar el parto, y de esta manera, se crea la dependencia entre una y otro. Y llega un momento en que la dependencia es tal, que se sustituye el parto por una operación quirúrgica. En España en 2009 hubo un 24% de cesáreas en hospitales públicos y un 40% en centros privados, siendo el 15% las recomendaciones estimadas por la OMS, ¿quizás tenga razón el Dr. Dexeus y las mujeres ya no estén preparadas para parir, pero ya ni siquiera en hospitales, si no es mediante extracción quirúrgica?

El lugar donde tenga lugar el parto no es indiferente, puede haber unos sitios más adecuados que otros, cada uno puede tener sus ventajas y sus inconvenientes. Es cierto que un hospital puede ofrecer más medidas de seguridad ante un imprevisto de riesgo, pero también es cierto que muchas veces esos imprevistos tienen lugar precisamente por la forma en que se desarrolla el proceso en el hospital de forma tan poco natural. Lo ideal sería la existencia de paritorios, donde se dispusiera de unas condiciones adecuadas al parto natural, sin instrumentalizar, pero con la posibilidad de poder intervenir cuando sobreviniese algún riesgo inesperado. Supongo que eso es por lo que tendría que lucharse en este país, conseguir que nuestros niños comiencen su bagaje por el mundo de una forma feliz y natural.



Con respecto al Dr. Dexeus, nada que decir en contra suya. Forma parte de un poder establecido en una sociedad que se lo permite. Opino que es bueno que existan personas como él, que de vez en cuando sueltan lo que llevan dentro y sin proponérselo nos escandalizan al hacernos tomar consciencia del mundo en el que vivimos; porque, de repente, nos recuerdan que somos autómatas que sin querer vivimos alimentando a los poderes que nos someten. Está bien, porque cuando la sociedad está perdiendo su poder de reacción, es el propio enemigo quien nos espolea y ayuda a no bajar la guardia.

Gracias de corazón, doctor. No es necesario que se justifique ni pida disculpas a nadie. Se lo digo con toda la sinceridad del mundo. Gracias por el impulso que con sus palabras da a nuestras mujeres para que reclamen lo que les pertenece, a ellas como mujeres y a la Humanidad como una especie más en la Naturaleza.